Advertainmen es el blog de Gametopia para enfermos del desarrollo de videojuegos.

Steam... ¿qué? Introducción rápida e informal al steampunk

Ilustración arte Steampunk
Nos adentramos en el mundo del Steampunk.

Hace poco anunciamos nuestro nuevo videojuego basado en los relatos de Allan Poe y con una estética Steampunk, y por si alguien no tiene claro cómo es el origen del Steampunk, hemos preparado este artículo.

La palabra Steampunk tiene su origen en otro género de la ciencia ficción: el ciberpunk. Mientras que este se sumerge en un mundo futurista distópico, en el que la más alta tecnología convive con una sórdida realidad, el steampunk tiene como base otro tipo de tecnología: el vapor.

"A trip to the theatre" de Pete Amachree
"A trip to the theatre" de Pete Amachree
El término fue acuñado en 1987, como por casualidad, por el autor de ciencia ficción Kevin Wayne Jeter, en una carta dirigida a la revista de ciencia ficción Locus, para intentar englobar en un género, además de sus dos novelas ‘La noche de Morlock’ e ‘Infernal Devices’, las obras ‘Las puertas de Anubis’ de Tim Powers y ‘Homunculus’ de James Blaylock.

«Personalmente, creo que las fantasías Victorianas serán el siguiente bombazo, siempre y cuando, podamos encontrar un término adecuado para englobarnos a Powers, Blaylock y a mí mismo. Algo basado en la tecnología apropiada de la época, algo como ‘steampunk’, tal vez...»
- K.W. Jeter, abril de 1987

En este subgénero retrofuturista de la ciencia ficción contemporánea late el corazón de las fantasías científicas de Julio Verne y H. G. Wells, entre otros autores. Hijos, sin duda, del optimismo tecnológico en el que fue envuelto el ser humano durante el apogeo de la Era Industrial. En aquel momento, todo parecía posible. El mundo ya casi había sido cartografiado por completo, la razón se había asentado sobre lo irracional (ejem) y el hombre (blanco, concretamente) era el nuevo amo de la Tierra y podía doblegar su voluntad a través de la tecnología. Visto desde la perspectiva actual... en fin, dejémoslo... No critiquemos a nuestros antepasados. Nosotros habríamos hecho igual.

"Es una ambientación, así, como de siglo XIX, pero con cachivaches de ciencia ficción y tal."- Yo, intentándole explicar a mi madre el género.

20,000 leguas de viaje submarino
Grabado de Alphonse de Neuville para la edición de 1870 de ‘20,000 leguas de viaje submarino’ de Julio Verne

El steampunk suele proponer un mundo paralelo (futuro o no) en el que la tecnología del vapor es la predominante y ha permitido construir tecnologías imposibles. Ése es, sin duda, el punto en común de todas las obras del género. Como en todo, claro está, hay dónde elegir: desde ucronías basadas en hechos históricos a relatos fantásticos de dimensiones paralelas o mundos mágicos. Una variedad que no debería extrañar, ya que, al fin y al cabo, varios autores fundamentales de la ciencia ficción y la fantasía crearon su obra entre finales del S. XIX y principios del XX. Además de Wells y Verne, ya nombrados, tenemos a Bram Stoker (‘Drácula’, ‘El mundo perdido’...), J. R. R. Tolkien (‘El señor de los anillos’), Howard Phillips Lovecraft (creador de una mitología que... bueno, si no la conoces, es que eres uno ellos), Robert E. Howard (padre de Conan, el bárbaro) y un enorme etcétera. Por supuesto, entre los autores primigenios de la, llamémoslo, literatura victoriana de ciencia ficción, no podemos obviar a la Reina Madre de todos ellos: Mary Shelley, autora de ‘Frankenstein’.

Frankenstein de marvel (1983)
Ilustración de Bernie Wrightson para la edición de Marvel ‘Frankenstein’ (1983)
Dentro de poco publicaremos una lista de algunos títulos indispensables para disfrutar del Steampunk.


Aitor Garay
Aitor Garay
Guionista y culturalmente disperso.
Linkedin - Twitter

0 comentarios:

Subir