Análisis de Gears of War: Judgment

Había mucho revuelo entorno al nuevo juego de la franquicia Gears of War.
Personalmente tengo mucha interés en ver el trabajo de People Can Fly y por fin, mi compañero Enrique ha podido catarlo en profundidad. Os dejo con su análisis.

Cuatro son ya las entregas que Epic Games nos ha traído para exprimir al máximo nuestra Xbox 360. Y Gears of War: Judgment ha sido desarrollado esta vez por la mano derecha de Epic Games, People Can Fly. Esta desarrolladora encargada de Painkiller y Bulletstorm entre otros, se ha atrevido a darle una pequeña vuelta de tuerca a la saga de Gears of War. La sensación que tendremos al jugar los primeros minutos, es de probar algo distinto pero parecido, como si ya lo hubiera visto antes pero desde otro enfoque. Unos cambios que pulen a la perfección la magnífica jugabilidad que ya teníamos en entregas anteriores. Pero antes contaré un poquito de que va la historia, aunque apenas tiene peso durante el desarrollo del juego. Situada la trama antes del primer Gears of War, el pelotón Kilo, liderado por todo un conocido, Baird, toma una serie de decisiones muy polémicas sin tener en cuenta las órdenes directas de sus superiores. Lo que les llevan a ser juzgados de mala manera en mitad de una cruenta y delicada guerra. Las respuestas que el pelotón Kilo da al juez se convierten en nuestras misiones, para que lo entendáis, flashbacks jugables. Y es que cada vez le tocará a un miembro del pelotón contar sus vivencias, por lo que iremos controlando a lo largo del juego a los cuatro soldados que lo componen.

People Can Fly roza el sobresaliente sino fuera porque nos conocemos Gears of War de cabo a rabo
En lo que ha jugabilidad se refiere, People Can Fly ha apostado por eliminar el cambio de armas desde la cruceta, dejando solamente dos armas (principal y secundaria) para atacar al enemigo. Por lo que las granadas ahora se lanzarán con un solo botón, algo que personalmente agradezco.

Todo esto me obliga a nombrar a la saga Halo, que siempre a tenido dos armas, y un botón exclusivo para lanzar granadas. Para mi gusto mucho mejor, porque por ejemplo en el modo multijugador nos obligaremos a buscar armas más potentes para liarla de verdad. Durante toda la campaña existen las llamadas Misiones Desclasificadas, representadas por un gran logotipo de Gears of War pintado en la pared.

Activar estas misiones harán que cada zona de juego, mucho mejor organizadas que en entregas anteriores, tenga un handicap siempre en contra del jugador. No tendremos que activarlas si no queremos, pero de esta manera conseguiremos aumentar nuestra barra de estrellas mucho más rápido. Habrá veces que al activar las Misiones Desclasificadas los Locust serán más numerosos y fuertes, tendrán mejores armas, podrán aparecer por la retaguardia o incluso nos afectará directamente a nosotros, como limitándonos la munición, usando solo la escopeta en escenarios muy amplios…en definitiva, un incentivo espectacular para mejorar nuestro manejo al mando en cada zona de Judgment. Lo que comenté antes de la barra de estrellas, son simples estadísticas que iremos llenando, mucho más rápido cuanto más espectacular hagamos la batalla: reventando cabezas, muertes múltiples por granadas, despedazar enemigos etc. Os podéis imaginar lo divertido que puede ser todo esto en cooperativo y con un nivel de dificultad elevado, una pasada, os lo prometo. Con todo esto, y con un diseño de niveles tan bueno o mejor que en los anteriores, oleadas de enemigos que cada vez aplican una táctica distinta, armas nuevas y mucho más, estamos ante una campaña desenfadada en lo que a historia se refiere con un nivel de diversión brutal.

La jugabilidad excelente que teniamos en Gears of War ha sido mejorada, creando una gran experiencia de juego.

No me quiero olvidar de un modo paralelo a la campaña llamado Repercusiones. Este modo nos devuelve a Gears of War 3, en uno de los momentos donde nos separamos de Marcus Fenix para llevar a cabo otra misión. Las estrellas y Misiones Desclasificadas no se encuentran en este modo, por lo que se acerca mucho más a lo que es Gears of War 3. Podemos encontrar momentos muy agradecidos en todos lo sentidos que sin duda alguna disfrutaremos si nos apetece dejar un rato de lado la Campaña.

El Multijugador sigue siendo uno de los mejores que existe digan lo que digan. Hay cinco modos ya conocidos por los seguidores de la franquicia:

  • Supervivencia. Es lo mismo que el modo Horda, pero bastante evolucionado. Tendremos que defender el escenario por niveles, cuando destruyan el primer nivel tendremos que retroceder para defender el siguiente, y así hasta que lleguemos al último punto de defensa. Ahora tendremos para elegir cuatro clases de personajes: Ingeniero, que despliega una centinela durante unos segundos y repara las barreras protectoras. El Soldado, que lanza balizas que recargan la munición automáticamente. El Explorador que trepa, lanza granadas Localizadoras las cuales permiten ver a los enemigos a través de las paredes. Y por último el siempre útil Médico, que posee una granada que recarga la vida de los aliados. No es que sea la revolución, porque esta idea la llevamos viendo en Team Fortress 2 desde hace unos cuantos años, pero claro, el planteamiento es bien distinto y está bien trabajado, por lo que resulta hasta fresco dentro de la saga.
  • Invasión. En este modo lucharán Locust vs Humanos en dos tandas compuestas por varias rondas, y en las que se intercambiarán los papeles entre un grupo y otro. Los humanos vuelven a tener las cuatro clases y los Locust empiezan con unidades más simples para ir desbloqueando otras más poderosas a medida que van ganando puntos.
  • Los clásicos Todos contra Todos, Dominio (el Rey de la Colina) y Duelo por Equipos. Siguen siendo la leche frita en vinagre, pero los escasos aunque espectaculares mapas que dispondremos para jugar, hace que a los más jugones les sepa a poco. Además, el modo ejecución ya no existe.
A nivel de potencia gráfica es como en Gears of War 3. Pero esta vez, el apartado artístico mejora o cambia, como vosotros veáis. Están muy presentes lo colores naranjas (fuego, explosiones, luces interiores…) combinados con los azules del cielo, de la noche y los trajes de los soldados. También predominará un ambiente de luces más suave compensando la ingente cantidad de elementos con cientos de detalles que vemos en los escenarios.

La calidad gráfica sigue siendo muy buena pero con retoques en la parte artística, para diferenciarlo de la saga original.

El sonido sigue con una potencia en los graves alucinante. No solo los artistas son los modeladores o ilustradores, porque los encargados de los efectos de sonido han logrado un trabajo bueno no, lo siguiente. Al igual que la banda sonora, aunque pasa bastante más desapercibida queramos o no. Al final los tiros, explosiones, las voces de los Locust y cosas por el estilo nos dejan la piel de gallina.

En conclusión, People Can Fly roza el sobresaliente sino fuera porque nos conocemos Gears of War de cabo a rabo. Eso sí, se han atrevido a darle un cambio de look a la jugabilidad dentro de la campaña, dándole mucha más peso incluso que el multijugador. Muchos temían que Judgment fuera más de lo mismo y punto, pero para vuestro descanso, os ratifico que mola mucho y es muy divertido, porque os encontraréis nuevos desafíos que os picarán a seguir jugando para mejorar.



Artículo escrito por:


Enrique Vidal

Jugón hasta la médula: sueña con videojuegos, desayuna bits, come estrellitas, llega a casa con varios logros desbloqueados y aún le queda tiempo para ver series y pelis, ¡un crack!





1 comentario:

  1. a mi me ha gustado mucho la campaña. pero le falta de todo, la musica es sosa, el humor negro y ese puntito soez ha dejado de existir, es la campaña mas larga hasta la fecha, es cierto, pero el aliciente de las misiones desclasificadas, aunque me parece bien , es tan "cid" y tan poco gow ...
    ademas nos limitan las armas, los controles por base los noto lentos,en fin en general si que me ha gustado pero le doy un 5 peladito...

    ResponderEliminar

Subir